lunes , octubre 16 2017
Inicio / Ventana / El otro Duarte

El otro Duarte

Lástima de ropita.

 

A César Duarte Jáquez se le acaba la suerte. Además de próspero banquero y ganadero, el ex gobernador de Chihuahua, salió “mapache” electoral de peso completo.

 

Resulta que durante seis años, cada quincena, el gober ese descontó puntualmente entre 5 y 10 por ciento del sueldo a 700 trabajadores de su administración hasta juntar una “vaquita” cercana a los 80 millones de pesos. Esa lana, recaudada a la mala por la tesorería del estado, fue a parar a las arcas del PRI sin pisar alguna aduana fiscal. Los artífices de semejante transa se creyeron magos; que no quedaría huella, que no, que no, como dice la canción.

 

La maniobra, tan parecida a la ejecutada por la maestra Delfina Gómez, en Texcoco, denunciada por los propios priistas atracados durante el pasado proceso electoral solo es un grano de arena más en la montaña de irregularidades protagonizadas por el ex gobernador y ratas que lo acompañaron en sus seis años de gestión.

 

Tan solo en los últimos cuatro días, varios “achichincles” o han caído en manos de la justicia o se han enfrentado al inicio de procesos judiciales por asuntos tan diversos como el desvío de 246 millones de pesos para pagar vacaciones familiares de Karla Areli Jurado, ex directora de Administración de la Secretaría de Educación estatal, o el caso de Jesús Esparza Flores, detenido el sábado en Chiapas, por haber cubierto toda la porquería generada en las cuentas estatales, cuando fungió como Auditor General. Pura rata grande, pues.

 

Al otro Duarte se le acaba la fortuna porque su mugrero ya superó los límites de la justicia chihuahuense. Ahora es un juez federal el que reclama su presencia urgente para explicar, y en su caso pagar, el robo a los trabajadores, el desfalco al erario y la trampa de financiar actividades del PRI con recursos estatales, lo que constituye un delito electoral, perseguido por la fiscalía especializada de la PGR, a cargo de Santiago Nieto Castillo, a solicitud de la Secretaría de la Función Pública.

 

El caso protagonziado por Duarte de Chihuahua ya no se trata de un intento justiciero del actual mandatario de origen panista, Javier Corral Jurado, por poner orden y de paso castigar a su mejor enemigo político.

 

César Duarte, como su tocayo de apellido, el ex gobernador de Veracruz, detenido en Guatemala por ratero, y como el quintanarroense Roberto Borge, enchiquerado en Panamá, se saltó todas las trancas, encarnó el abuso, el dispendio y el despojo; confundió el servicio público con el despotismo.

 

César, el banquero-ganadero es otro ejemplo de la generación de “mirreyes” encumbrados por “el sistema” en los poderes estatales, esa generación de priistas que se presentó como la sangre nueva del partido tricolor y se reveló al final, como una de las peores pandillas de rateros hijos de la… política nacional.

 

Seguramente cesar Duarte irá a dar, algún día, con sus huesos a la cárcel, por esta y todas las que quedó a deber; será carne de presidio junto con sus iguales, en parte por la presión social, en parte por la necesidad de hacer justicia, y en parte por la urgencia de limpiar la casa, o por lo menos para tratar de demostrarlo de cara a las elecciones de 2018, en las que la corrupción del sistema será juzgado como nunca.

 

EL MONJE MEMORIOSO: Se recuerda el caso de la Ciudad de Torreón, Coahuila, donde hace no mucho tiempo le quitaban dinero a los trabajadores diciendo que la aportación al partido era voluntaria. El asunto llegó a la Suprema Corte, la cual que consideró el hecho como imposible. Eran las mismas transas, pero también eran otros tiempos…

Te puede interesar

Frente ciudadano; supositorio opositor

“La batalla política es el más sangriento espectáculo nacional después de los toros” Gregorio Marañón ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Pin It on Pinterest