lunes , octubre 16 2017
Inicio / Ventana / Andrés Manuel, soberbio y necio
AMLO-2018

Andrés Manuel, soberbio y necio

A una semana de la derrota electoral de Morena en el Estado de México, la soberbia del tabasqueño agrava sin remedio.

 

Convencido de su infalibilidad, Andrés Manuel está convencido de que el suyo es el único camino, aun cuando no lleve a ninguna parte.

 

Los hechos y las cifras demuestran la fallida estrategia de Morena para encumbrar a Delfina Gómez y catapultar al propio López a la presidencia de la República. La decisión de ir por la libre y buscar la suma de otros partidos mediante ultimatos, amenazas y humillaciones, permitió al PRI, y rémoras que lo secundan, conservar el poder, “como haiga sido”, incluido el voto de miedo a la incertidumbre desatada.

 

Está demostrado que en el moderno sistema electoral mexicano a ningún partido le alcanza competir en solitario para ganar. El mismo López Obrador secuestró al PRD y echó mano de las coaliciones de izquierda en 2006 y 2012; en su primera candidatura, arañó la gloria para terminar con un frustrante segundo lugar, por diferencia mínima (0.56%), protagonizando un inolvidable escándalo mayúsculo; en la segunda, mordió el polvo.

 

¿Será distinto en la tercera?

 

Cuando algunos piensan en la necesidad de un Frente Amplio Opositor para sacar al PRI deLos Pinos en 2018, el dueño de Morena opta por el autismo necio; en tono castigador, trepado en el pedestal de la superioridad, rechaza aliarse con el PRD, y/o Movimiento Ciudadano y todos aquellos partidos que según él mantienen acuerdos con el régimen, privilegian las ambiciones de sus candidatos y líderes comparsas del partido tricolor que al tabasqueño le sacan urticaria.

 

En el marco del III Congreso Nacional Extraordinario morenista, Andrés Manuel dejó entreabierta la posibilidad de que para 2018, su partido vaya en coalición con el Partido del Trabajo; membrete lumpen, caciquil y canalla, pandilla parásita que entregó las naves para que AMLO pudiera navegar cuando su movimiento era huérfano de registro. En retribución a tal “pureza” de ideales, el PT le merece toda respeto y confianza; ¿como rémora sumisa, aun siendo una quimera política agujereada?

 

En su discurso, Andrés Manuel no moderó el tono al referirse a su ex partido. Ahora, afirma que la dirigencia nacional perredista es corrupta y tiene pactos con Peña Nieto y el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, ambos más enemigos que adversarios.

 

“Ahora no podemos marchar juntos con partidos como ese, ni mucho menos con el PRI y sus protuberancias Verde, Movimiento Ciudadano, Encuentro Social y Nueva Alianza, que en la elección del Estado de México actuaron como paleros de Peña”

 

Para López Obrador hay sumas que restan. No ignora que la alianza de facto con el Partido del Trabajo en la elección mexiquense, terminó perjudicando al Movimiento de Regeneración Nacional al arrebatarle casi un uno por ciento del total de los votos emitidos.

 

Andrés Manuel se equivoca al polarizar desde ahora la contienda del año entrante. Al plantear la disyuntiva de estar con él o contra él, desvía la atención de lo que debería ser el verdadero tema de la elección: debilitar al PRI, llevar al electorado a evaluar los males del priismo y aglutinar así a los seguidores de todas las demás fuerzas.

 

La lógica diría que el frente común para sepultar al PRI es indispensable. En cambio, López Obrador, se coloca a sí mismo como único factor de cambio; todos aquellos que no se sometan incondicionalmente a sus designios estarán del lado equivocado y serán condenados por la historia.

 

La política de mirarse al ombligo, terminará pasando una costosa factura al eterno candidato. Andrés Manuel no es Dios, aunque con demasiada frecuencia él proclame lo contrario trepado desde el púlpito pagano.

 

EL MONJE NECIOAMLO “prefirió perder antes que hacer a un lado soberbia, prepotencia y autoritarismo”, así lo dijo al periodista Carlos Marín el “tenebroso” profesor René Bejarano. Para el señor López lo importante no es sumar, sino dividir, restar y someter; las palabras ceder y negociar no están en su diccionario. Dice Alejandra Barrales que así López no llegará a ningún lado. ¿Usted lo cree?

Te puede interesar

Frente ciudadano; supositorio opositor

“La batalla política es el más sangriento espectáculo nacional después de los toros” Gregorio Marañón ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Pin It on Pinterest