Jueves , Junio 22 2017
Inicio / En Contexto / Virgilio, Acapulco, el clero y las mentiras del INEGI
Virgilio Andrade SFP

Virgilio, Acapulco, el clero y las mentiras del INEGI

GUILLE ESPAndares Políticos

Benjamín Torres Uballe

 

 

 

Con la renuncia de Virgilio Andrade Martínez a la Secretaría de la Función Pública, se cierra uno de los capítulos más ominosos que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto ha “recetado” a la sociedad entera, al estado de derecho y, sobre todo, a la inteligencia y al sentido común —el menos común de los sentidos, diría el insigne escritor Oscar Wilde— de los mexicanos.

La promulgación de las leyes del Sistema Nacional Anticorrupción, este lunes en Palacio Nacional, terminó con la excelsa beca que disfrutaba el señor Virgilio. Este gris funcionario —cercano al secretario de Hacienda— se prestó a una grotesca farsa para ‘investigar’ el tema de la Casa Blanca, que involucraba directamente a su jefe, nada menos que el Presidente de la República.

El enorme desprestigio obtenido por Andrade Martínez con la ridícula exculpación exprés hacia los señalados del tráfico de influencias en los asuntos de la “casita blanca” y la de Malinalco lo seguirá por el resto de su vida como servidor público. En contraparte, quizá su oprobioso servilismo sea premiado… otra vez.

EN ACAPULCO, ¿LA LEY DEL OESTE?

A pesar de los demagógicos y vanos discursos oficiales para convencer a la población que los  niveles de inseguridad en el país van a la baja, los hechos cotidianos demuestran lo contrario. No hay un solo día en que secuestros, robos, homicidios, extorsiones y las ejecuciones de familias completas estén ausentes de la vida nacional.

Los empresarios y comerciantes son de los sectores más afectados por la violencia, especialmente en las zonas donde el crimen organizado impone su “ley” ante la incapacidad de las autoridades para impedirlo. Estados como Tamaulipas y Guerrero destacan en esta “actividad”.

Por ello, no sorprende que 400 empresarios de Acapulco hayan solicitado a la Secretaría de la Defensa Nacional permisos para armarse. El hartazgo del sector empresarial es justificado, pues la inseguridad ha provocado que muchos comercios en el puerto hayan cerrado. El turismo, tanto nacional como extranjero, ha dejado de visitar al otrora prestigiado y apacible destino paradisiaco.

No obstante, de concederse tales licencias, quedaría  el peligroso antecedente de que la autoridad dejara en manos del ciudadano la autorización tácita para enfrentar a los delincuentes y hacer justicia por propia mano, obligación que el Estado debe cumplir sin excusa alguna. ¿Qué va a responder la Sedena? ¿Qué le va a instruir el jefe supremo de las fuerzas armadas al respecto?

OTRO DESCONTÓN DEL CLERO AL PRESIDENTE

La jerarquía de la Iglesia católica sigue con su virulento discurso en contra del presidente Enrique Peña Nieto. El pasado domingo, en el editorial del semanario Desde la Fe, titulado “Reformas, un barco que hace agua”, arremete nuevamente sin contemplaciones contra el mandatario y el eje sobre el cual, el mexiquense fundamentó su proyecto de gobierno:

“El despegue de la presente administración prometió cambios profundos y poner al país en movimiento… Sin embargo, la realidad es distinta y apabullante. Grandilocuentes justificaciones que hacen a México ‘un lugar atractivo para invertir’, contrastan con el crecimiento de la pobreza entre 2012 y 2014, al pasar de 53.3 millones de personas a 55.3 millones”.

Y agrega: “Los salarios se han encarecido; hay un bajo crecimiento económico que no supera el 2 por ciento anual; la divisa estadunidense está arrasando con la apreciación de nuestra moneda, pues cuando al inicio del presente gobierno un dólar valía 12.96 pesos, hoy alcanza los 19 pesos”.

“El 2016 es año del calvario para los mexicanos. Se estrangula a millones de consumidores con nuevas alzas en los combustibles y tarifas eléctricas, poniendo en duda si realmente la reforma energética está corriendo por los caminos adecuados. Hay inestabilidad social por la Reforma Educativa y la promesa presidencial para que ‘las ciudades, los pueblos, las carreteras, vuelvan a ser espacios de tranquilidad, en los cuales, los mexicanos transiten con seguridad, sin temor de perder la libertad o la vida’, queda en pura retórica populista”. El Presidente calla y… ¿otorga?

CONEVAL VS. EL ¿MENTIROSO? INEGI

La mayoría de las instituciones mexicanas navegan siempre en las turbulentas aguas de la incredulidad y el desprestigio. La opacidad en la que realizan su deber es parte sistemática para el desarrollo de la tarea pública. Pero hay excepciones, sí, como el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en la era de Eduardo Sojo.

Hoy, el instituto lo dirige Julio Alfonso Santaella Castell y muy pronto este economista del ITAM ya generó los primeros nubarrones sobre el prestigio ganado a través de los años con un trabajo serio y profesional. El Coneval (institución encargada de medir la pobreza en México) lo acusa precisamente de “falta de transparencia” en la medición de los ingresos de los hogares por  cambiar unilateralmente la metodología para hacerlo.

Esta acción, según el Coneval, impedirá comparar dichos ingresos con los de años anteriores y conocer con precisión los índices de pobreza en el país. Por lo pronto, y muy sospechosamente, a consecuencia de los cambios realizados por el INEGI en la metodología, los ingresos de los hogares crecieron de manera desproporcionada entre 2014 y 2015. ¡Eh!, ¿qué tal con Santaella? De confirmarse las serias acusaciones del Coneval, entonces el señor director del INEGI debería cambiar su titulo de economista por uno de maquillista.

Tampoco debemos sorprendernos si con los maravillosos e innovadores métodos del nuevo director del INEGI —que puede llevarlo al Nobel de Economía— los 55.3 millones de pobres en el país se convierten de la noche a la mañana en otros excepcionales millonarios, como Carlos Slim y se termina el “mito genial” de la pobreza, como la describió Pedro Aspe, un ejemplar priista.

@BTU15

Te puede interesar

El fallo que podría devolverle 800 mdd a América Móvil de Slim

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) puede decidir tan pronto como este ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Pin It on Pinterest