viernes , noviembre 24 2017
Inicio / Medio Ambiente / Retrocedimos 30 años. Por Rodrigo Navarro

Retrocedimos 30 años. Por Rodrigo Navarro

Rodrigo Navarro

 

 

 

 

“Estar en el agua con las ballenas jorobadas y sus crías recién nacidas me produce sentimientos encontrados”, escribe Kathy Salisbury esposa del ilustrador de Jacques Yves Cousteau, Dominique Serafini quienes estuvieron con nosotros en Marzo pasado. “Estos bellos mamíferos vienen a Tonga, Polinesia porque es un lugar tranquilo para pasar los primeros meses de las crías antes de emigrar hacia la Antártida.

Los Ecos del Calypso

“Hoy día en lugar de conservar la energía para su migración, 20 botes las rodean. Las siguen por horas y brincan junto a ellas para hacer “eco turismo”. Esto y más en nombre de la “ecología”. Pregunto, ¿esto es mejor que los años anteriores a 1978 cuando los tonganos las cazaban? No sería mejor dejarlas en paz. Esta fotografía tomó horas para que la madre me dejara acercarme lo suficiente, porque confiaba en mí. Mi presencia, era claro, no les molestaba”, concluye nuestra querida amiga.

En Noviembre del año pasado escribí una serie de artículos titulados Nuestra Lastimosa Política Ambiental, en donde planteaba no solo el fracaso e inexistencia de una política ambiental de este gobierno que mueve a México, sino del retroceso y ataque a los instrumentos que aseguran el cumplimiento de la conservación de nuestro capital natural que desdeñosamente dilapidamos todos, gobierno y gobernados.

Dentro del trabajo que hacemos con la oficina de Ocean Futures Society la Fundación de Jean Michel Cousteau, el hijo del Capitán, está la educación y difusión ambiental que es la cara amable y lucidora de nuestra labor. Sistemáticamente mi señora me reclama que no imparta más cursos en las escuelas de la isla. Que me paso mucho tiempo en internet.

Nuestra lastimosa política ambiental. 1a El Nevado de Toluca

Nuestra lastimosa política ambiental. 2a El Chat

Nuestra lastimosa política ambiental. III Los apóstoles

Nuestra lastimosa política ambiental. 4ª Conclusión

Internet se ha convertido en vehículo del ocio y la frivolidad, pero es también una valiosa herramienta para investigar y difundir. Otra parte de nuestro trabajo que quita mucho tiempo pero es muy necesaria, es la defensa del medio ambiente y de los ambientalistas quienes son sistemáticamente vulnerados.

El nombre Cousteau es una llave que abre puertas y tiene los ojos de la gente puestos en él. Así que debemos ser muy cautelosos sobre cuando apoyar una causa o reclamo. Jean Michel Cousteau al comenzar a colaborar con él me dijo, yo solamente conecto a personas con proyectos. Yo hago el bla, bla, bla, ustedes hacen el trabajo.

Estas dos semanas una serie de personas le han escrito, y a lo largo de todo el año han sido cientos, a Rubén Arvizu el Director para América Latina de la fundación para pedir la difusión del varios problemas ambientales. Todos ellos urgentes e inmediatos. Así que a veces por la premura no tenemos los datos completos pero eso no le quita la validez a los reclamos de la gente. En general los reclamos incluyen la falta de apertura y transparencia del gobierno. El no consultar a los grupos afectados, no tomarles en cuenta y pasar encima de su derecho a un medio ambiente sano plasmado en la constitución.

El martes 26 de Septiembre se aprobó en el senado en un primer paso en comisiones, la Ley de Biodiversidad. El problema es que se aprobó ante el rechazo de académicos y conservacionistas; en 17 minutos, aprovechando que la atención de la gente estaba atenta a los efectos del terremoto que asoló al DF, Morelos, Puebla y EdoMex. Entre los académicos que no aprueban la citada ley se encuentran Ezequiel Excurra, Octavio Aburto, Julia Carabias y muchos más. La Ley de Biodiversidad fue propuesta por Ninfa Salinas hija de Ricardo Salinas Pliego, quien es juez y parte ya que su familia tiene múltiples intereses en el tema.

El mayor riesgo de esta ley a decir del presidente del Colegio de Biólogos de México, el M. en C. Jorge Escobar, “aprobar la ley de Biodiversidad es perder autonomía y soberanía en la propiedad de los recursos naturales. No solo desde el punto de vista de los pueblos indígenas, lo ejidatarios y campesinos sino de todos los mexicanos”.

La ley en su primera versión fue muy floja, incoherente y mal redactada. Después se entregó a CONABIO para ser rediseñada y mejoró pero fue objetada por varios grupos en la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales del senado (así con minúsculas), que preside Ninfa Salinas, entre ellos el Colegio de Biólogos de México, CBM, el Centro Mexicano de Derecho Ambiental, CEMDA y el Centro Interdisciplinario de Biodiversidad y Ambiente, CeIBA.

La consulta fue cerrada y “a modo”, es decir, solo con grupos afines a la visión de quienes proponen la ley, con un férreo “marcaje institucional” del gobierno a través de CONABIO, a decir de estas dos instituciones (CeIBA y CBM). Se hizo una tercera versión que fue la que durante los días posteriores al terremoto del 19 de septiembre pasado y aprovechando que la opinión pública se encontraba distraída por el trauma del sismo fue aprobada en dicha comisión, que de todas formas tenía mayoría del PRI-PVEM. El PAN y el PRD no asistieron para subrayar este hecho.

La ley ambiental echa por la borda la gestión ambiental de los últimos 30 años a decir de Raúl Arriaga ex subsecretario de Gestión Ambiental de Vicente Fox. Se estén empujando las políticas ambientales para beneficio personal o de grupos económicos, indicó un exfuncionario de CONANP corrido por el Comisionado Alejandro Del Mazo.

El jueves 28 de septiembre se aprobó en el senado la modificación a la ley de Responsabilidad Ambiental presentada, y nos llama la atención porque es agenda del ejecutivo, por la senadora panista Silvia Garza. Al día siguiente se presentó el Estudio Previo Justificativo, ETJ para cambiar de categoría de Reserva de la Biósfera a Parque Nacional al archipiélago de las Revillagigedo, uno de los pocos lugares prístinos ambientalmente de nuestro

país recientemente nombrado Patrimonio de la Humanidad por UNESCO. Es notoria la prisa que el gobierno federal tiene para empujar sus intereses de grupo respecto al medio ambiente ya que en diciembre se destapa el candidato a la presidencia y el ejecutivo pierde de hecho su capacidad de gestión política.

Este gobierno, sosteníamos en aquella serie de artículos, se ha caracterizado por debilitar la política ambiental construida a lo largo de los últimos 30 años, la coparticipación de la sociedad civil y por tasar nuestro capital natural en moneda corriente.

Hay una serie de grupos que aún tienen picaporte en el gobierno federal y saben que tienen que negociar con ellos para sacar adelante su agenda. Esto implica dar apoyo a cambio de la aprobación de sus proyectos. Cada vez son menos los grupos que apoyan al gobierno federal y tienen que apuntalarse en las universidades estatales que dependen del presupuesto para sobrevivir.

La modificación de la Ley de Responsabilidad Ambiental resuelve un pendiente que tenía la administración de Peña Nieto que no quería coger este toro por los cuernos. Si hacemos una lectura superficial de esta ley y sus modificaciones podríamos creer los argumentos del gobierno y sus apoyadores: el dictamen aprobado por el senado reforma y fortalece el procedimiento de inspección ambiental. Si lo analizamos y discutimos a fondo quedan muchas dudas y la certidumbre de indefinición.

Ocean Futures Society en la voz de Rubén Arvizu escribió una carta para pedir al gobierno que la razón prevalezca en temas tan vitales e importantes. Se refería a tener cuidado en aprobar la ley de Biodiversidad tal como está sin escuchar a los interesados. Porque le otorga la soberanía de nuestros recursos naturales al gran capital económico global. Y en la aprobación del dictamen de la Ley de Responsabilidad Ambiental que afecta el debido proceso porque hace que los acusados de un delito ambiental sean quienes tengan que probar que son inocentes y no la autoridad quienes tengan que demostrar que son culpables. En la misiva Rubén escribe: “las personas que más están en riesgo (por estos cambios a la ley) son aquellas que extraen su manutención de la tierra y las aguas del país, como campesinos, agricultores y campesinos”.

Sabemos en OFS que son dos procesos diferentes, tres si sumamos la intención de cambiar de estatus de PN a Revillagigedo, asunto que celebramos pues es una categoría de mayor protección. Este hecho es la zanahoria porque el palo está en que se saca a las islas de la zona núcleo y se colocan como zonas de amortiguamiento. Esto permitiría construir en ellas hoteles y ampliar la pista de aterrizaje de la base militar.

El secretario Pacciano de inmediato aclaró, “no queremos construir hoteles, quizás ampliar la pista para que los buceadores no tengan que viajar 36 hr., pero no se van a permitir hoteles”. Esta cantaleta ya la hemos escuchado. Pero la puerta será abierta.

Son procesos diferentes, incluso recibimos una llamada de PRONATURA molestos porque pusimos la modificación de la Ley de Responsabilidad Ambiental en la misma misiva de la Ley de Biodiversidad. Para nosotros es parte de esta intención política (o de falta de política ambiental) y de debilitamiento de los instrumentos ambientales de este gobierno en favor de la inversión “sustentable” para explotar nuestro capital natural en lugar de protegerlo y conservarlo, que debería ser su quehacer. Para no tomar responsabilidad en su acción (o falta de ella) en materia ambiental. Voltean la tortilla hacia la persona señalada del delito.

México es el país más impune en el mundo solo después de Filipinas en un ranking que incluye 59 países según el Indice Global de Impunidad elaborado por la ONU, la impunidad es resultado de la corrupción. En esta somos el lugar 103 de 175. Estamos a la altura de Bolivia o Niger. Somos el número 34 de 34 países que integran la OCDE. De ahí nuestra perspicacia.

Así que a pesar que se nos (des)califique de Green Peace (sinónimo de terrorismo ambiental), de “mal intencionados” y que desconocemos la ley, seguiremos en nuestro papel de señalar las intenciones de quienes debieran velar por conservar nuestro capital natural y se escudan en ello para mercantilizar la conservación de la naturaleza.

Te puede interesar

México tendrá su propio “Cyber Monday”, en el “Hot Monday”

México tendrá la primera edición de Hot Monday durante el lunes 27 de noviembre, en ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Pin It on Pinterest