Viernes , Julio 21 2017
Inicio / En Contexto / CDG y Los Zetas, aliados de las mafias colombianas e italianas

CDG y Los Zetas, aliados de las mafias colombianas e italianas

En los últimos años, las investigaciones de las corporaciones de seguridad han revelado los nexos y las alianzas del Cártel del Golfo (CDG) y Los Zetas con las mafias colombianas e italianas para el tráfico de cocaína a Europa.

La reciente aprehensión en Florencia, Italia, de Tomás Yarrington, ex gobernador de Tamaulipas acusado de colaborar con los cárteles del narcotráfico; y la de Giulio Perrone, integrante de la mafia italiana (la Camorra) y uno de los fugitivos más buscados de aquel país, en Ciudad Madero, Tamaulipas, podría ser un eslabón más de la asociación de grupos criminales mexicanos e italianos.

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), reconoció que México y países de América Central y el Caribe son “de tránsito de la cocaína (de Colombia) con destino a los principales mercados de consumo en América del Norte y Europa”.

Por su parte, el Consejo de Asuntos Hemisféricos (COHA, por sus siglas en inglés) con sede en Washington, Estados Unidos, en el documento “La relación entre la mafia italiana y los cárteles mexicanos” reveló las vínculos de negocios de los grupos criminales de ambos países.

El COHA señaló a la Ndrangheta, una organización que abarca a las familias Coluccio y Aquino en Nueva York y la familia Schirripa en Calabria en Italia, como algunos enlaces con el CDG y Los Zetas para abastecer el mercado europeo de cocaína.

“El fiscal italiano Nicola Grattieri ha declarado que estas conexiones se puede atribuir a la necesidad de un nuevo mercado y los carteles italianos con los carteles mexicanos para búsqueda de nuevos proveedores de drogas y las rutas más seguras y almacenes para los envíos de vivienda”, expone el documento elaborado en 2014.

La relación entre las mafias italianas y los cárteles mexicanos ya tienen un historial de años.

En 2008 salió a la luz la “Operación Solare”, un operativo internacional en el que se detectó que Nueva York era el punto de encuentro entre la mafia italiana y el CDG para la entrega, pago y traslado (a Italia) de la cocaína.

En la “Operación Solare” se detuvo a 200 personas en Estados Unidos, Italia y otros países. El Departamento de Justicia de Estados Unidos y la Drug Enforcement Administration (DEA) anunciaron la aprehensión de 175 presuntos miembros del CDG (en ese año Los Zetas todavía eran el brazo armado del cártel).

“Ha quedado demostrado lo que ya se sospechaba: la relación entre el Cártel del Golfo y la Ndrangheta”, señaló fiscal italiano Nicola Gratteri.

Agregó que “los cárteles mexicanos, que son muy aguerridos y violentos, tienden a ampliarse a Europa y los colombianos los prefieren; les han cedido en Estados Unidos parte de la venta al mayoreo de la droga… los mexicanos llevan la droga producida en Colombia a Nueva York”.

Cuatro años después, el 22 mayo de 2012 se realizó el “Operativo Monterrey”, una acción internacional que evidenció el tráfico de cocaína de Nuevo León a Europa.

De acuerdo a la investigación, los hermanos Bruno y Elio Gerardi, en Monterrey tejieron una red para vender cocaína a las mafias de la Cosa Nostra y la Camorra.

Los Gerardi establecieron empresas “pantalla” en Cúcuta (Colombia), Nuevo León (México) y Castellarano (Italia) de fabricación de hornos de cerámica y con la fachada de la exportación se enviaba la cocaína a Europa. Rellenaban los hornos con la droga.

Reynaldo Oyervides Jaime, contacto mexicano con la mafia italiana, fue detenido en mayo de 2015 en Santa Catarina, Nuevo León, era buscado por la DEA y la procuraduría de Palermo (Italia) como parte del “Operativo Monterrey”.

Otro mexicano con presuntos nexos con el narcotráfico y buscado por la justicia de Estados Unidos, Julio César Olivas Félix “El Sexto”, fue detenido en el aeropuerto de Malpensa en Milán, Italia en mayo de 2016.

Giulio Perrone, integrante de la mafia italiana la Camorra, se refugió en Tamaulipas con documentos falsos y con el nombre Saverio García Galiero; mientras que Tomás Yarrington, acusado de recibir dinero del CDG se refugiaba en Italia con documentos falsos a nombre de Morales Pérez. Ambas detenciones serían parte del desmantelamiento de la red de complicidades y negocios ilícitos entre las mafias italianas y los cárteles mexicanos.

Fuente: LSR

Te puede interesar

Incendios, marinos y balacera: ¿qué pasó este jueves en Tláhuac?

El enfrentamiento en el que infantes de la Marina-Armada de México abatieron a Felipe de ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Pin It on Pinterest