Domingo , Agosto 20 2017
Inicio / En Contexto / Todo lo que hay que saber de la Primera Dama de EU, Melania Trump

Todo lo que hay que saber de la Primera Dama de EU, Melania Trump

Con el triunfo de Donald Trump, medios eslovenos empezaron a imaginar una calle “Melania Trump” en Sevnica, Eslovenia, incluso en cambiar el nombre de una escuela a la que asistió la próxima Primera Dama.

En Eslovenia celebran triunfo de Donald Trump y de la primera dama Melania Trump, consideran incluso usar el nombre de la tercera esposa del magnate para una calle en Sevnica, quizá hasta para una escuela.

Melania Trump será una primera dama indudablemente atípica, la segunda nacida fuera de Estados Unidos y una de las pocas que han sido exmodelos (como Betty Ford, esposa del expresidente Gerald Ford, por ejemplo), sin embargo busca desempeñar el papel de la manera más tradicional posible.

De 46 años e imponente belleza, Melania es la antítesis de su marido, Donald Trump, en cuanto a personalidad se refiere: es extraordinariamente discreta, siempre mantiene un tono sosegado y evita a toda costa verse involucrada en polémicas.

En la incendiaria campaña de Trump, con quien se casó hace 11 años, se ha mantenido lo más alejada posible de los focos, cediéndole el protagonismo a Ivanka, hija del primer matrimonio del multimillonario y quien funge como una de sus principales asesoras.

Solo ha dado un mitin y en la última semana de campaña, para pedir el voto de las mujeres en el estado decisivo de Pensilvania.

Midiendo al máximo sus palabras, todo lo contrario a lo que acostumbra a hacer su marido, Melania se ha presentado en las escasas entrevistas que ha concedido como una mujer devota de su familia y que mantendría un papel muy tradicional.

Su “causa” –todas las Primeras Damas han tenido una– serían “los más necesitados, sobre todo las mujeres y los niños”, pero reservaría tiempo para dedicarse al único hijo del matrimonio, Barron, de diez años, y a apoyar a su esposo.

Para muchos es una paradoja que Trump, un candidato que ha escandalizado fuera y dentro del país con su retórica xenófoba y ultranacionalista, pueda llevar a la Casa Blanca a la única primera dama nacida fuera de EU desde la esposa del expresidente John Quincy Adams (1825-1829), quien era británica.

Inmigrante en la Casa Blanca

Melania Knauss creció en un modesto apartamento de un pueblo cercano a Sevnica (Eslovenia), que entonces formaba parte de la República Federativa Socialista de Yugoslavia (RFSY), y fue disuelta en 1992 con la Guerra de los Balcanes.

Tras comenzar su carrera de modelo en Milán y París, se mudó a Nueva York en 1996. Cinco años más tarde obtuvo la residencia permanente y en 2006 se naturalizó estadunidense.

Ése es un momento de su vida que recordó, entre una gran ovación, en su discurso de la Convención Republicana de Cleveland. No se extendió sobre sus orígenes como inmigrante, pero sí recalcó los valores de esfuerzo y honestidad que le inculcaron sus padres.

En otras ocasiones, cuando se le ha preguntado qué opina de los comentarios de su marido sobre los inmigrantes, ha subrayado siempre la diferencia con quienes llegan a Estados Unidos de manera irregular: ella siguió “las reglas”, respetó “la ley”.

Melania es extremadamente cuidadosa a la hora de hablar sobre su vida matrimonial con Trump, a quien conoció en una fiesta de la Semana de la Moda de Nueva York en 1998.

“Los dos somos muy independientes. Yo le dejo ser quien es y él me deja ser quien soy. No intento cambiarlo, es un adulto”, explicó en febrero en una entrevista con CNN.

Eslovenia celebra su llegada a la Casa Blanca

Si “solamente tuviéramos una Primera Dama, el mundo sería perfecto”, esta estrofa compuesta en honor a Melania Trump y ahora hecha realidad, sonaba ayer en Sevnica, su ciudad natal en Eslovenia, que espera beneficiarse de esta nueva fama.

Los cuatro miembros del grupo folclórico Slavcek (Pequeño Ruiseñor) vivieron un instante de gloria en esta localidad de cinco mil habitantes, donde nació y creció la tercera esposa de Donald Trump.

Bajo una bandera estadunidense izada para la ocasión, al lado de la europea y la eslovena, los músicos entonaron la canción compuesta hace unos meses para Melania: “de Svenica derecho a la cumbre del mundo, porque ella tuvo vista para el esposo perfecto (…)”.

El fabuloso destino de Melania, que no ha vuelto desde hace años a Eslovenia, aunque sigue hablando inglés con acento, parece no obstante suscitar reservas entre los habitantes de este pueblo, dominado por un pequeño castillo medieval tan inmaculado como la Casa Blanca.

Sólo unos 50, como máximo, se dieron cita en el Café central para celebrar la victoria del republicano Trump en las elecciones presidenciales de EU.

 “¡Bravo, bravo, hemos ganado!”, dijo un hombre que propuso un brindis matinal a la salud del nuevo presidente y su esposa.

Fuente: LSR

Te puede interesar

Crecen solicitudes de refugios nucleares en California por tensión con Pyongyang

El aumento de la tensión con Corea del Norte ha aumentado el interés por los ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Pin It on Pinterest