Martes , marzo 28 2017
Inicio / En Contexto / Los niños que copian
copiando

Los niños que copian

FRANCISCO MARTÍN MORENO NWCuentos políticos

Colaboración de Francisco Martín Moreno 

 

 

 

Todos lo hicimos, sí, pero es claro que copiar es engañar antes que a nadie a nosotros mismos.

En la escuela es donde, paradójicamente, los niños tienen sus primeros contactos con la impunidad y el fraude. De antemano sé, lo sé, que a cualquiera de mis dos lectores les parecerá exagerada semejante afirmación. La palabra fraude suena agresiva si se relaciona con infantes que escasamente alcanzan los diez años de edad. Es válido. Sin embargo, quien a través de engaños se hace ilegítimamente de bienes, en este caso de información con arreglo a acordeones y otras maniobras, desde luego está estafando la confianza y la buena voluntad de un tercero, en la especie, sin duda. la del maestro.

¿Quién no copió? Yo copié, por supuesto que sí. Todos copiamos. Lo anterior no exime al hecho de su carácter delictivo por más que lo contemplemos con simpatía y benevolencia. Copiar es un delito, un fraude, sí, pero al fin y al cabo un fraude piadoso…

Lo curioso de esta situación es conocer que en Japón y Alemania, entre otros países, curiosamente, donde menos corrupción existe, no pasa por la mente de los niños la idea de burlar a la autoridad, es decir, al maestro. El código de ética con el que se desarrollan los menores es radicalmente distinto del que prevalece en nuestro país. Si en un momento tan temprano de su existencia, en una etapa crítica de la formación de su sentido de la dignidad y del respeto, crecen con una visión distorsionada del honor y, por otro, lado los mayores no vemos como un hecho lamentable la violación de reglas elementales; si se desarrollan con una imagen difusa de la responsabilidad individual y no aceptamos que siendo tan pequeños no contemplan como un hecho grave evadir la ley, no debemos sorprendernos entonces que en la edad adulta “la transa”, la defraudación impositiva, el peculado, la odiosa mordida, la corrupción en general, adquieran carta de naturalización entre nosotros.

No procede en este breve espacio analizar los orígenes históricos de la corrupción. Baste citar que en la escuela, en los años más formativos en los que se debe estructurar y hacer valer un código de ética, cuya inobservancia se debe traducir en el sometimiento a una serie de consecuencias de las que debe desprenderse un absoluto respeto a la autoridad, al maestro y a los padres de familia en lugar de lo anterior, se toleran prácticas que en nada ayudan a la construcción cívica de los educandos.

Todos lo hicimos, sí, pero es claro que copiar es engañar antes que a nadie a nosotros mismos. Engañar al maestro, estafar la confianza de los padres saboteando el futuro de los menores y, aunque suene demagógico, atentar contra los intereses del país. En la edad adulta los mexicanos saboteamos nuestras instituciones permitiendo la anacrónica presencia del Tapado, con el cual aceptábamos en un juego indigerible el estancamiento democrático de México. Nos era muy gracioso hacer quinielas para adivinar la identidad del vencedor sin percatarnos que este festín atentatorio contra las instituciones nacionales nos haría una sociedad autoritaria, el medio idóneo de cultivo de la impunidad y por ende, del atraso.

También, nos parece gracioso que nuestros hijos copien sin detenernos a considerar que destruimos su código de ética, distorsionamos su visión del honor, indispensable para gozar de una convivencia civilizada y evolutiva, en ningún caso regresiva como la que sin duda padecemos. ¿Copiar es propio y divertido…?

Te puede interesar

1074698_npadvmainfea

Fugas y amotinamientos constantes desnudan crisis en penales estatales

Renato Sales Heredia, titular de la Comisión Nacional de Seguridad, señaló que sólo “nos acordamos ...

Un comentario

  1. Los niños que copian, sí, se engañan a sí mismos, pero no engañan a las autoridades educativas, las cuales permiten que eso suceda…me pregunto si éticamente hablando ¿no sería la “autoridad educativa” la que saldría reprobada si los niños no copiaran?…Todo el “sistema educativo” forma parte de nuestra cultura y en eso estoy de acuerdo con EPN, de que la “corrupción es cultural”…sí, pero al parecer, fomentada a propósito en este país, que por más que queremos sacudírnosla, nomás no podemos…millones de presupuesto entonces se gasta en soluciones de forma, pero las soluciones de fondo ni se mencionan…una de ellas, la que acaba usted de exponer y tiene que ver de origen, en nuestro sistema educativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Pin It on Pinterest